Indigo ofrece a los usuarios privados una forma de compartir sus plazas de aparcamiento.
Para conductores en localidades y ciudades en busca de un lugar donde aparcar y para operadores de aparcamientos con plazas vacías, el aparcamiento compartido es una solución con la que todos salen ganando. Por un lado, permite a los conductores encontrar una plaza más fácilmente y a precios competitivos y, por el otro, ayuda a los operadores de aparcamientos a llenar sus plazas de una manera más eficiente.

El proceso

A la hora de analizar una solución de aparcamiento compartido, estudiamos la ubicación y el mercado del aparcamiento en esa área y en los alrededores, realizamos una visita y hacemos un sondeo completo. Después, instalamos un sistema de acceso para vehículos y peatones. Simple y seguro, es totalmente autónomo. Las señales especialmente diseñadas dirigen al cliente hacia las plazas de aparcamiento compartido reservadas. Gestionamos y mantenemos estas plazas de aparcamiento y nos aseguramos de que sean fáciles de encontrar, en especial, a través de la plataforma OPnGO, la app que le permite aparcar más fácilmente.

Gestión de los clientes acorde con los estándares de Indigo

Somos conscientes de que los clientes externos que conducen en una zona privada es una de las mayores preocupaciones para los propietarios de aparcamientos y otros ocupantes. Es por ello que restringimos el modo de desplazarse de nuestros clientes por el aparcamiento.
Para acceder al aparcamiento, el conductor deberá primero reservar una plaza. Esto significa que contamos con un registro que coordina a todo aquel que utiliza el servicio. Los conductores de vehículos solo pueden obtener acceso físico al aparcamiento utilizando su teléfono móvil, ya sea a través de una sección segura en la app OPnGO o tras recibir un mensaje de texto. Para acceder al aparcamiento, los peatones deben introducir un código que pueden recibir por correo electrónico o mensaje de texto.